Instantáneas de los sitios

5 10 2006

1
El tiempo detuvo la hoja
del hayedo otoñal,
el impulso cotidiano
la liberó del instante,
donde suspendida, crujió.

2
Sintió el agua resbalar por el canto,
vio el verdín brillar desde el lecho
cuando el sol oblicuo lo atravesó,
Sidharta se equivocó.

3
El polvo del camino la sinrazón guía,
presto cual kosovar herido.
¡Trapero, tópate con el tinanco
finito de tu sangre hervida!

4
La botella de ron,
son, mi guaracha,
el pirata tabacalero
que humedeció su austero
smoke del Maynflower.

5
Gitanilla, toma un moreno
de la mano canastera
y empújale hasta la caseta
del palillo more partido.

6
Violín de hielo nórdico
que surca un fiordo
donde se pierde la sal
y se halla la almendra,
amarga.

7
Llama la niebla azul,
e irrumpe una tersa meseta
de retama, que barre
el regocijo de una mañana
llena de vicuñas luminosas.

8
El agua de la vida turba
la isla cereal en un bajel
que se disipó alegre,
por la rúa de La Valetta.

9
Duquesa, el té de Ceylán,
abre la cortina de la noche
que encaje la vía del traqueteo
en mi pasado tardío con fieltro.

10
Ascendí a la cañada
y el azufre me abofeteó
como una coz de vinos
y dragos, donde la savia
pegajosa dejó ronca la sabina.
Descárgate el poema completo

Instantáneas de los sitios

Anuncios