El tesoro del pirata Drake en la isla de Robinson Crusoe

4 10 2006

(Escrito el 18 de abril de 2000)

Una isla chilena del archipiélago Juán Fernández además de, al parecer, corresponderse con la isla donde el personaje Robinson Crusoe naufragó y pasó sus días con Viernes, puede convertirse también en otro lugar literario como la Isla del Tesoro del escritor escocés Stevenson. Según parece el malvado pirata Drake, convertido en Sir por la reina Isabel I, guardaba en esta isla del Pacífico un impresionante tesoro fruto de sus múltiples fechorías por los Siete Mares.
Una expedición norteamericana se aprestaba estos días a llegar al archipiélago para excavar en un lugar donde se encontraría oculto el tesoro del pirata inglés Francis Drake.
Don Leopoldo González, el alcalde de las islas, ha comentado a los medios de comunicación que el lugar en que se encontraría el tesoro fue descubierto por los expertos norteamericanos mediante investigación por satelie, y estaría en Puerto Francés, a unos 10 kilómetros al sur de Juan Bautista, el único pueblo de las islas.
“Se dice que cuando Drake incendió la villa de La Serena, saqueó iglesias y habría capturado también botines a naves españolas”, relató. Según el alcalde, el pirata del siglo XVI huyó a Juan Fernández “y aquí habría escondido su botín”. El satélite norteamericano detectó una gran cantidad de un metal de alta pureza, que a juicio de los lugareños son lingotes de oro “por un valor de miles de millones de dólares”.
Juan Fernández es un conjunto de tres islas, rico en langostas, a unos 800 kilómetros del continente -frente al puerto de Valparaíso- en las que viven 600 personas.
En el pasado fue guarida de paso de piratas que frecuentaban las costas chilenas. Uno de los islotes se denomina Robinson Crusoe, en recuerdo del personaje del marino que pasó cuatro años abandonado en ella el protagonista de la novela de Daniel Defoe.
La cuantía del tesoro no ha sido precisada todavía, pero de acuerdo a las normas legales el Estado chileno debería recibir el 75 por ciento de su valor, mientras que los descubridores
percibirían el resto. Sin embargo como en este caso no se trataría de restos arqueológicos sino de un tesoro, el cien por cien de lo que se encuentre puede salir de la isla ya que la ley chilena tiene importantes vacíos al respecto.
Los isleños por su parte exigen que una gran parte del tesoro se quede en el archipiélago, que donde por cierto estos días celebran el 424º aniversario de su descubrimiento por el navegante español Juan Fernández.
En una reunión del concejo municipal acordó reclamar que una parte del tesoro se quede en la isla. Y decidieron recibir “en pie de guerra” a la expedición norteamericana, a la que exigirán que explique su contenido y sus alcances, porque afirman que la integran dos conocidos buscadores de oro. “Creemos que no es justo que lleguen estos señores, sobre todo extranjeros, a nuestra casa a llevarnos nuestros recursos”, dijo el alcalde González, que se quejó por haberse enterado de la expedición sólo por medio de la prensa, otro más.
Por su parte los estadounidenses y sus abogados se habrían reunido con autoridades y expertos chilenos en el Club de La Unión, en Santiago, donde habrían entregado mayores antecedentes sobre la localización del tesoro y se habrían establecido los pasos a seguir.
De momento los vuelos entre Valparaiso y el archipiélago Juán Fernandez han tenido que duplicarse ante la demanda de estos buscadores de tesoros.

Frances Drake, noble y corsario
Francis Drake saqueó, robó, destruyó e incendió ciudades en toda América, sobre todo en el caribe. La ambición y la falta de escrúpulos lo impulsaban en gran medida, pero su visceral odio a los españoles era más fuerte. El que sería el corsario preferido de Isabel I nació alrededor de 1545 en Devon (Inglaterra), en el casco de un barco (estaba varado y servía de vivienda a su humilde familia). Su destino estaba marcado: sería marino. Dicen que ya a los 12 ó 13 años navegaba como oficial por todo el mundo acompañando a un pariente suyo, John Hawkins, de profesión corsario, juntos saquearon varias veces La Habana, Puerto Rico o Cartagena de Indias (Colombia). En una de las primeras lecciones para obtener la especialidad filibustera, se enzarzó en un combate naval del que se salvó por milagro. Pero perdió todo y desde ese día juró vengarse de los españoles. A esa tarea dedicó toda su vida.
Fue el primer inglés en dar la vuelta al mundo, atacando a discreción. Bordeó las costas de lo que hoy es Argentina y, después de sofocar un motín en la Patagonia, pasó al Pacífico por el estrecho de Magallanes. La travesía duró tres años y a su vuelta la reina de
Inglaterra tuvo que responder a una queja de España, que reclamaba todo lo robado por su protegido. Isabel no sólo no lo castigó (aunque devolvió una suma insignificante), sino que lo nombró Sir. Su majestad tenía intereses en el negocio. Sir Drake murió en el océano, como no podía ser de otra manera, en 1595. Su cuerpo fue arrojado al mar cerca de Panamá. Dos de sus barcos fueron hundidos con él.

Anuncios

Acciones

Information

10 responses

11 03 2007
Vero

En todo caso os dejo un repaso a la famosa Isla del Tesoro.
http://www.portalmundos.com/mundoliteratura/recomendados/2006/laisladeltesoro.htm

6 07 2007
cindy melissa

su pagina es muy bonita respecto a este pirata era muy malo y cuel sin piedad igual a una persona que yo conosco.

20 10 2007
MARCOS ERRÁZURIZ BEÉCHE

HISTORIA DEL TESORO DE LORD ANSON EN ROBINSON CRUSOE.-
Por: Marcos G. Errázuriz Beéche.-
marcoserrazuriz@gmail.com

Para poder entender esta historia nosotros debemos pensar como pensaban los piratas, corsarios, filibusteros a fines del siglo XVII y durante el siglo XVIII.-
Trasladémonos al principio del siglo XVIII, concretamente al año 1711, dos años después del rescate del marinero escocés Alexander Selkirk.-
Se cree que aquel año después de zarpar desde el puerto de Veracruz en el golfo de México y navegar hacia el sur, recorriendo las islas del caribe y las costas de América central y del sur por el atlántico cruzando el cabo de hornos hasta llegar a baja California en el océano Pacífico. Juan Esteban Ubilla de Echeverría quien era un corsario español al servicio de los Habsburgo de la corona Española se había recorrido prácticamente todas las costas de las colonias españolas y portuguesas del nuevo mundo saqueando todo lo que encontraba a su paso en oro y joyas hasta cargar su barco hasta el tope. Una vez que lo logró se quedó navegando sin rumbo por el pacífico sur por alrededor de dos años antes de decidirse a llevar el gran botín a España, que como bien dije Ubilla de Echeverría era leal a los Habsburgo. Todos sabemos que en aquella época la corona española estaba dividida entre ellos y los Borbones, motivo por el cual no se atrevió a llevar la carga a España por temor de que los Borbones se quedaran con ella.-
Después de navegar sin rumbo durante este tiempo esperando recibir noticias de la corona española para llevarles el botín a los Habsburg y al no tener las noticias que él deseaba se dio cuenta de que estaba perdiendo el tiempo con un barco colmado de tesoros de invaluable valor corriendo el riesgo de ser asaltado por otros piratas o corsarios. Le llegó la hora de tomar una decisión para no correr riesgos.- Al fin Ubilla de Echeverría decidió buscar un lugar seguro donde esconder este botín.- Lo pensó una y otra vez leyendo las cartas marinas de la época hasta decidirse por esconderlo en una isla que estaba deshabitada y que se encontraba frente al puerto de Valparaíso en la costa de Chile a unas 360 millas de distancia.- Esta resultó ser la isla que hoy se llama Isla ROBINSON CRUSOE en el archipiélago Juan Fernández.-
Después de pensarlo mucho decidió esconderlo y lo enterró según se cree en lo que hoy se llama su único pueblo San Juan Bautista en la bahía de Cumberland.- Una vez enterrado el gran botín Juan Esteban Ubilla de Echeverría volvió a sus andanzas de corsario por las costas de las Américas, muriendo con toda su tripulación dos años más tarde en un huracán que hizo zozobrar la nave en el caribe.-
Con el hundimiento del barco con toda su tripulación en el caribe, no quedó ningún testigo del entierro del botín.-
Pasaron los años y siguió la disputa por la corona Española y durante este tiempo ambas familias que se disputaban la corona se enteraron del entierro de este gran tesoro, pero nadie sabía exactamente el lugar donde lo habían dejado.-
Nosotros muy bien sabemos por la historia que las coronas Española y Británica estaban emparentadas por la familia Borbón y es así como la corona británica se enteró que Juan Esteban Ubilla de Echeverría había enterrado un gran tesoro en una isla deshabitada frente a Valparaíso en la costa Chilena.-
Ya en el año 1759 el comandante en jefe de la Real Armada Británica era el Lord George Anson, quien se dedicó a investigar el lugar donde había quedado el tesoro, logrando obtener la información después de un largo trabajo de investigación.-
Al año siguiente con toda la información que obtuvo Lord Anson contrata a un capitán de la marina mercante que era de su exclusiva confianza Sr. Cornelius Webb y lo provee de un también barco mercante llamado UNICORN, al cual armó con varias baterías de artillería y le ordenó partir al pacífico sur con instrucciones precisas para buscar el tan preciado tesoro, encontrarlo, embarcarlo y llevarlo a Londres completo e intacto.-
Con estas instrucciones el Capitán Webb contrata una tripulación de alrededor de 70 personas entre oficiales y marineros.- Una vez que encontró a los tripulantes necesarios para la travesía entre los indigentes, vagos y fugitivos que eran buscados por la ley en Inglaterra zarpó hacia el pacífico sur cruzando el atlántico, pasando por cabo de hornos hasta llegar a la isla Robinson Crusoe.-
En el año 1761 el Unicorn al mando del capitán Cornelius Webb llega a la isla.- Como el capitán tenía toda la información de las investigaciones de Lord Anson se dirigió directamente a lo que es hoy en día el pueblo San Juan Bautista en la bahía de Cumberland sin pasar por la costa Chilena.-
Al llegar a Cumberland la tripulación se encontraba en mal estado de salud debido al escorbuto por el largo viaje, por lo tanto en la isla se recuperaron con los frutos y vegetales naturales o endémicos que encontraron, más la carne de los chivos que había dejado su descubridor Juan Fernández para el abastecimiento de carne y que se habían reproducido en grandes cantidades.-
Con la tripulación ya recuperada se dedicaron a excavar de acuerdo a las instrucciones de Lord Anson y no tardaron en encontrar el tesoro que había enterrado 50 años atrás el corsario español Juan Esteban Ubilla de Echeverría.-
Una vez encontrado el capitán hizo un inventario detallado lo cargó completo en el Unicorn.- Después de haber cargado el barco, zarpó con dirección a Valparaíso para abastecerse con suficientes víveres como para poder llegar hasta Londres dando la vuelta al mundo.- (Debemos recordar que en aquella época solo existían barcos a vela y éstos solo podían navegar ya sea por el estrecho de Magallanes o por el cabo de Hornos desde el este con dirección al oeste debido a las corrientes marinas y los vientos de la costa americana del pacífico sur).-
A los dos días después de haber zarpado de la isla el Unicorn y a mitad de navegación a Valparaíso los sorprendió una gran tormenta que destruyó en gran parte la nave, quebrándole el palo mayor y otras averías sin ser tan grave los daños como para naufragar.- Una vez pasada la tormenta el capitán decidió regresar a la isla y descargar el preciado tesoro, ya que era muy peligroso y arriesgado llevarlo a Valparaíso.-
Una vez en la isla el capitán Webb tuvo que buscar un lugar donde enterrar o esconder la valiosa carga y para esto hubo que considerar varias situaciones muy concretas como que el lugar debería tener características geográficas y condiciones para que sea de fácil acceso para la descarga y posteriormente volver a cargarlo ya que quedaría en aquel lugar por un período muy corto y que no despertara sospechas en caso de que llegaran otros piratas.-
Con esta situación el capitán Webb se decidió después de estudiar la costa oriental de la isla y ordenó a sus tripulantes a descargar el botín en otra bahía que quedaba inmediatamente al norte de la bahía de Cumberland a la cual el propio Lord Anson denominó como West Bay, la que es conocida hoy en día como Puerto Inglés.-
Una vez que el capitán Webb junto con un par de oficiales y marineros desembarcaron en West Bay se encontraron con una gran caverna y consideró que era el lugar ideal y reunía todas las condiciones para tal objetivo.- Después de discutir la situación con sus oficiales y llegar a un acuerdo se dio la orden a los marineros a descargar la valiosa carga para dejarla en el interior de la caverna.-
Antes de comenzar la descarga del tesoro hizo descargar un par de baterías de artillería para defender la bahía en el supuesto caso de que llegaran otros piratas durante los días que se encontrarían en la faena de esconder el botín.-
Después de instalar los cañones en lugares estratégicos para proteger West Bay dio la orden a los marineros que comenzaran con la descarga depositando el botín en el interior de la caverna en barriles, canastos y sacos llenos de lingotes de oro, monedas de oro y de plata, joyas e inventariando la totalidad de las piezas.-
Una vez que estaban por terminar la descarga el capitán Webb ordenó a un grupo de alrededor de 30 marineros a poner en orden los últimos sacos con joyas, momento que aprovechó cuando se encontraban en el interior de la caverna este grupo de personas, hizo explosionar con pólvora la ladera del cerro sobre la entrada tapando así el escondite con este grupo de marineros en su interior los que fallecieron ya sea por asfixia o por la explosión.-
Después de asegurarse de no dejar rastro alguno decidió zarpar hacia Valparaíso con la mitad de su tripulación a bordo, sin embarcar las piezas de artillería, las que recuperaría junto con el tesoro en cuanto volviera a la isla después de reparar y abastecer el Unicorn.-
Nuevamente se encontraba navegando rumbo a Valparaíso, pero esta vez con el barco en muy malas condiciones lo que hacía que la travesía fuese muy lenta.- Más o menos un día antes de llegar a destino y teniendo la costa chilena a la vista, un grupo de marineros comenzaron a discutir en contra del capitán, calificándolo de que había cometido un gran error al dejar un tesoro de tal envergadura abandonado en la isla lo que provocó una fuerte rebelión en su contra a tal punto que se amotinaron.- En vista de esta situación el capitán Cornelius Webb decidió hacer explosionar el Santa Bárbara del barco matando a toda su tripulación incluyendo (según sus propias palabras) a sus 6 tripulantes más leales, salvándose solo él en una falúa o bote auxiliar.-
Tardó dos días en llegar a la costa Chilena arribando a lo que es hoy la caleta de pescadores de Horcón.- Una vez en tierra escribió una carta contando lo que le había ocurrido en esta travesía a la isla Robinson Crusoe, después de escrito este documento lo envolvió en un sobre de plomo y lo enterró en un lugar de la playa de la caleta que solo él sabía, para después irse a pie a Valparaíso.-
Llegó a Valparaíso con un resto de dinero en monedas de oro, buscó alojamiento en las cercanías del puerto y comenzó a escribir una larga carta a su jefe, Lord Anson en la cual le contaba todo lo sucedido con el Unicorn y solicitándole un nuevo barco.- Se quedó en el puerto de Valparaíso haciendo trabajos esporádicos, esperando una respuesta del Comandante en Jefe de la Real Armada Británica.- En vista de que no recibió respuesta alguna al cabo de más de un año de espera decidió el Capitán Web escribirle un asegunda carta, pasando lo mismo que con la primara carta, volvió a escribir una tercera.- Lo que el capitán nunca supo era que Lord George Anson había muerto durante el viaje a la isla, por lo tanto nunca fueron leídas en Londres, hasta que un par de meses después muere el capitán Cornelius Webb de malaria en Valparaíso y así desaparece de este mundo el único testigo del tesoro enterrado en la actual isla Robinson Crusoe.-
Una vez muerto el Capitán en Valparaíso nunca más se habló de este entierro ya que esta fue una misión de carácter reservado y secreto que solamente lo sabía Lord Anson en Londres, cosa que con la muerte de ambos más la tripulación completa del Unicorn nadie más tenia conocimiento del grandioso botín.-
Un día por el año 1948 el antropólogo don Luis Cousiño Sebire, quien era dueño de todas las tierras que habían desde la ribera norte del río Aconcagua hasta el pueblo de Ventanas por el Norte y desde el camino costero hasta el mar, se encontraba paseando con su esposa la señora Cristina Lyon por la playa de la caleta de Horcón, por esas cosas de la vida don Luis encontró en la playa un sobre de plomo que en una de sus caras había una rústica escritura hecha al parecer con la punta de un cuchillo la palabra “UNICORN”, lo que le llamó mucho la atención.- Ya sabemos lo que contenía este sobre así que hay que imaginarse cual fue la actitud del Sr. Cousiño.-
Una vez abierto el sobre por don Luis Cousiño se dio cuenta de lo que tenía entre las manos y llamó a sus amigos Peter Scottie, Benjamín Lyon y al Conde de ascendencia italiana Jorge di Giorgio para estudiar la carta encontrada, con quienes después se asoció para buscar el tesoro.-
Debo destacar que el conde Di Giorgio ya era conocido por sus pillerías, una de ellas fue haber importado de Italia una gran cantidad de zapatos finos y los embarcó a Chile en la época que estaban prohibidas las importaciones, destinando todos los izquierdos a Iquique y los derechos a Valparaíso para después retirarlos en remate de aduana sin pagar los impuestos de importación que eran elevadísimos.-
Una vez estudiado el documento se asociaros los 4 y se compraron un velero de tres palos que bautizaron como “SERBA LABARI” y navegaron en el hasta Londres, donde fueron a lo que era la oficina de Lord Anson (actualmente un museo) para buscar alguna otra pista que respaldara y les diera mas datos sobre el entierro del capitán Cornelius Webb.- Después de haber buscado por todos los rincones de la oficina salieron desilusionados sin encontrar pista alguna, en cambio cuando se iban en un taxi hacia el hotel, el conde di Giorgio saca de su bolsillo interno de su chaqueta tres sobres cerrados con el nombre y la dirección de Lord Anson cuyo remitente decía Cornelius Webb y tenían matasellos de correos de Valparaíso.- Ustedes se imaginarán la cara de los otros tres cuando ven estas cartas en poder de su socio.- En otras palabras este amigo medio pillín se las había hurtado.-
Ya con estos documentos decidieron volver a Chile a bordo del Serba Labari, pero el conde quería seguir haciendo de las suyas y se trajo a bordo del velero un automóvil nuevo de marca Volvo que desembarcó de contrabando en el puerto de Quinteros que era de propiedad del Sr. Cousiño.- Llegaron a Chile el año 1949.-
Estudiaron los documentos quedando completamente convencidos de que tenían todos los datos como para ir a la isla.- Presentaron la documentación al presidente del a república don Gabriel González Videla quien a su vez también quedó tan convencido que mandó a la escuadra nacional por un tiempo indefinido a la isla para escoltar la búsqueda del tesoro.-
Ya con esta información y apoyo comienza la búsqueda del tesoro el año 1950 dirigida por el Sr. Cousiño quien fue acompañado de su hijo Matías quien tenía apenas 10 años de edad.-
Encontrándose el Sr. Cousiño con sus socios en la isla, contrató a varios isleños para comenzar las excavaciones en San Juan Bautista, decidió de acuerdo a los documentos comenzar en un sitio donde actualmente vive y es propietario don Orlando Salas en la calle La Pólvora.- Pasaron varios días de excavaciones hasta que después de poco más de un mes se corría el rumor por el pueblo que estaban apunto de encontrarlo, se junto un grupo de isleños en la entrada del túnel armados con rifles, escopetas y armas contundentes para matar al Sr. Cousiño si se atrevía a sacar alguna pieza del tesoro.-
Con esta situación el Sr. Cousiño decidió abortar la búsqueda y regresar navegando a Valparaíso en el Serba Labari.-
Estando en Santiago estudió detenidamente los documentos originales hasta tal punto que dejo de buscar el tesoro definitivamente al darse cuenta que le faltaban mas datos del lugar exacto.-
Con el tiempo fallece el Sr. Cousiño, pasando todos los documentos a su único hijo Don Matías Cousiño Lyon, quien nunca se interesó por el tesoro, que por palabras de su padre sabía que le faltaba más información y quedó como un sueño sin hacerse realidad.-
Don Matías Cousiño se casó después con la Sra. María Eugenia Beèche, quien es hermana de mi madre y con este parentesco yo conocí el cuento del tesoro desde que soy un niño.-
Pasaron los años y mi tía siempre soñaba con la historia y guardó toda la documentación original hasta que un día la entrevistaron para un canal de televisión por cable (Discovery Chanel) en su residencia de la isla.-
Esta entrevista salió al aire en 1998, programa que se vio en todo el mundo.-
Un millonario, historiador de origen judío-holandés llamado Bernard Keiser que vivía en Chicago lo vio, cosa que le pareció muy real el relato de Maria Eugenia en la entrevista y es así como tomó el primer aviòn desde Chicago a Santiago para ir de inmediato a la isla.-
Estando en la isla se entrevistó con Maria Eugenia quien le mostró todos los documentos originales y quedó convencido de la originalidad.- En esta reunión entre los dos, llegan a un acuerdo: Maria Eugenia es la propietaria de los documentos y Bernard tenía el dinero, con esta situación llegaron a un acuerdo en que María Eugenia le daba la documentación y Bernard trataría de encontrarlo y en caso de encontrarlo se repartirían las ganancias del botín en 50% cada uno.- Con este acuerdo de palabra los dos se tomaron un aviòn a Santiago para ir a una notaría a legalizar la sociedad, después de legalizada dicha sociedad ante notario cada uno regresó a su domicilio, María Eugenia a la isla y Bernard a Chicago.-
Bernard estuvo durante más de un año estudiando los documentos en su casa, en el archivo de indias en Sevilla (España) y en Londres, donde encontró una gran cantidad de datos nuevos, dándose cuenta que todos los documentos son reales.-Ya con toda la información de María Eugenia y lo que logró averiguar por sus investigaciones se decidió ir a buscarlo el año 1998, pero esta vez se comenzó el trabajo de excavaciones en la bahía de Puerto Inglés.-
Este trabajo continúa hasta el día de hoy, Bernard está cada día más convencido de que está buscando en el lugar correcto y que está cada vez más cerca de encontrarlo.- Ojalá le vaya bien y que Dios lo Bendiga a él y a todos los que participan en este sueño tan lindo.-
Cuando hablamos de este tesoro lo estamos calificando como el tesoro más grande de la historia de la humanidad, lo que significa según los inventarios originales 98,6 toneladas de oro en lingotes, más 600 canastos de joyas, más 800 sacos de monedas de oro y plata, mas la pieza de mayor valor un cofre de oro macizo de 2 pies de altura con una rosa de esmeraldas y diamantes en su frente.-

GOOD LUCK BERNARD

17 04 2008
marina

hola marina

12 05 2008
Richard

Hola.
bueno este tema es muy interesante ademas como sabemos muchas islas de chile fueron gran sitio para esconder tesoros de los piratas y quien sabes “si hay otros tesoros que no han descubiertos todabia”

21 06 2008
Mario

La verdad amigos es que creo que deben haber muchos tesoros en la costa de Chile, los españoles tambien escondieron tesoros, principalmente en la costa de la povincia de Cautin…pero no existen antecedentes sobre los hechos, solo comentarios; por el ejemplo el tesoro de Pedro de Valdivia en el sector de weñaliwen, frente a la Isla Mocha, en el sur de CHile

4 08 2008
panxo

wena wena
weno esta
jxsto lo nesesitaba
pero si tiene informasion
de otros piratas
ke tambien ayan sido de la epoka de drake
ke ayan estado en la konkista de chile
porfavor
aser lle9ar los link a mi fotolog
eso seria
salds

xauxas

14 08 2008
seba

chao q odio a a los piratas porke tenian ron gratis!

2 12 2008
MARIELA

ESPERO Q LES GUSTE A TODOS ESTA OBRA Y SE LAZS RECOMIENDO PORQ ES UNA OBRA BUENISIMA DE ESTE NAUFRAGO

29 08 2009
camila

jkjakjakjakja iem entrte

Responder a Vero Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: